Disfonía funcional en profesionales de la voz

La disfonía funcional es aquella que suele aparecer tras un abuso de la voz o el mal uso de la misma de forma reiterada. Los profesionales de la voz son aquellos que sufren con más frecuencia este tipo de disfonías. A este grupo no sólo pertenecen los cantantes sino también los maestros, monitores, teleoperadores y todas aquellas personas que en su trabajo necesiten usar la voz durante varias horas sin descanso. Muchos de ellos tienen que gritar debido a las condiciones ambientales o, bien, no saben proyectar adecuadamente su voz y la fuerzan durante las horas de trabajo.



LA VOZ DEL DOCENTE

 

  • Maestros de Jardín de Infancia

Deben utilizar permanentemente su voz con los niños para mantener su atención. Cantan, hablan, leen cuentos, etc. y, para ello, deben jugar con los tonos y las intensidades en todo momento. A todo esto, se le añaden los cambios de postura, el hecho de que trabajen de pie, en cuclillas, sentados, tumbados…



  • Maestros de Ed. Primaria

Habitualmente, estos cursos cuentan con un gran número de alumnos. Los estudiantes de estas edades hablan fuerte, gritan, se ríen y, el maestro, debe forzar la voz en numerosas ocasiones. Además, cuando está explicando y escribiendo en la pizarra, el profesor tiene su brazo en alto, tensa sus hombros y toda la zona de la cintura escapular, girando permanentemente su cabeza y/o su cuerpo para dirigirse a los alumnos. Un añadido más sería el uso de tiza durante esa explicación, cuyo polvo seca las mucosas, aumentando el factor nocivo.



  • Maestros de Ed. Secundaria y Universidad

Este grupo de docentes se supone que dañan un poco menos su voz que los anteriores, puesto que trabajan con alumnos más mayores. No obstante, suelen tener que desplazarse de unos edificios a otros constantemente, salpicando su actividad vocal con el esfuerzo físico.



LA VOZ DEL ANIMADOR DEPORTIVO

 

  • Maestros de Ed. Física y/o monitores de tiempo libre

Estos profesionales son, probablemente, los que fuerzan y deterioran más su voz. Deben hablar casi permanentemente a intensidades muy elevadas, a menudo alcanzando el grito. Muchas veces realizan la actividad física al tiempo que explican la realización de la misma, lo que implica esfuerzo físico y vocal conjunto.

Asimismo, se debe tener en cuenta que a menudo llevan a cabo su actividad en ambientes que no están preparados acústicamente para ello (espacios al aire libre, gimnasios con demasiada reverberación, campamentos…).



LA VOZ DEL TELEOPERADOR

 

La voz es la principal herramienta de trabajo de un operador telefónico, más allá del propio teléfono, de ahí la importancia de cuidarla para que no se dañe. Algunos de los trastornos más comunes que suelen afectar a estos trabajadores son:

  • Laringitis: se caracteriza por una voz áspera o ronca, y se debe a la inflamación de las cuerdas vocales. En general es causada por un excesivo uso de la voz, infecciones, irritantes inhalados, etc.
  • Nódulos vocales: son crecimientos benignos (no cancerosos) sobre las cuerdas vocales, producidos por el abuso de la voz. Normalmente aparecen en las áreas que reciben la mayor parte de la presión cuando las cuerdas vocales se juntan y vibran. Hacen que la voz se vuelva ronca, baja y entrecortada.
  • Pólipos vocales: es un crecimiento blando, benigno. Se produce por un mal uso continuo de la voz. Provoca que la voz sea ronca, baja y entrecortada.



Las disfunciones vocales pueden deberse también a una postura corporal inadecuada, dolorosa e incómoda, como por ejemplo:

  • Encorvarse bajando los hombros y cargando el peso hacia delante: dificulta los movimientos de los músculos respiratorios y del aparato fonador.
  • Recostarse sobre el respaldo: apaga el sonido.
  • Apoyar el cuerpo sobre los codos en la mesa de trabajo: también apaga el sonido y provoca un estado de tensión en varios músculos.
  • Tocarse la cara o boca al hablar: deforma los sonidos y agrega falsos resonadores.
  • Cruzar los brazos: apaga los sonidos graves y dificulta la respiración.
  • Desequilibrar la cabeza: presiona los músculos del cuello, lo que impide el trabajo libre del aparato fonador.


Si sufres algunas de las dolencias mencionadas anteriormente, debes buscar ayuda profesional para saber cómo manejar tu voz. Recuerda que es la herramienta de comunicación más valiosa con la que cuenta el ser humano y, por ello, su cuidado debe siempre estar en manos de auténticos especialistas. Puedes ponerte en contacto con nosotros a través de info@logopedaencasa.es y pedir toda la información que necesites.

Si te ha gustado, ayúdanos a difundirlo... Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Pin on Pinterest0Email this to someone
The following two tabs change content below.
Ser logopeda es tener la inmensa suerte de ver cada día los ejemplos de superación y lucha de quienes dan sentido a esta profesión.