Entrevista en Radio Sol XXI

Tras la entrevista radiofónica de esta mañana, vamos a indagar un poquito más en esas pequeñas orientaciones para que los padres descubran cómo pueden estimular el lenguaje de su hijo desde el ámbito familiar:

  • Intentar dedicar un tiempo diario para hablar con el niño. Podemos preguntar cómo le ha ido en el colegio, qué ha comido, a qué ha jugado en el recreo, quiénes son sus amigos,… Aunque sea complicado encontrar un hueco, merece la pena hacerlo.
  • Prestar atención a sus intereses y gustos, y preguntar sobre ellos. Si el tema de conversación le motiva, se sentirá más animado a participar.
  • Animarle a que se exprese, aunque no lo haga correctamente. Pero hacerlo siempre con naturalidad, invitándole, sin agobiarle u obligándole a que lo haga. Si lo hacéis y nota vuestra preocupación, puede acabar desarrollando una conducta de rechazo hacia el habla.
  • Darle el tiempo que necesite para comunicarse y demostrar interés por lo que dice. Habrá que escuchar activamente, demostrando que realmente nos importa lo que nos está contando. Así, el niño se sentirá valorado.
  • Al hablarle, situarse de frente, para que el niño pueda ver los ojos y la boca de su interlocutor. Esto facilitará la comunicación y también la imitación.
  • Intentar añadir información a lo que el niño dice para favorecer que escuche un lenguaje más ampliado acerca de ese tema y aprenda nuevas ideas.
  • Aprovechar las actividades diarias para verbalizar todo lo que hace y adaptar cualquier juego  para que tenga que comunicarse (pidiéndole cosas que se necesiten para realizar la actividad o preguntando por lo que está haciendo, por ejemplo).
  • Usar las preguntas adecuadas, es decir, aquellas que garanticen la continuidad de la conversación y favorezcan el uso del lenguaje. Es mejor dar opciones para que el niño decida (“¿quieres plátano o manzana?”) en lugar de hacer preguntas que contengan la respuesta (“¿quieres pan?”) o que presionan al niño a contestar (“¿qué es esto?”).
  •  Recompensar los esfuerzos comunicativos del niño con palabras de ánimo y reconocimiento. De este modo, podrá comprobar que hablar tiene consecuencias positivas.
  •  Por supuesto, los padres deben ser un buen ejemplo hablando claro y despacio, respetando los turnos conversacionales, empleando un lenguaje sencillo, ofreciendo un modelo correcto ante los posibles errores,…




La participación del niño en los intercambios comunicativos con el adulto resulta clave para la adquisición del lenguaje, de lo que podemos traducir que los padres juegan un papel fundamental. Por eso, la mejor recomendación es desearles paciencia, ánimo y cariño que, al final, es lo más importante. Y, por supuesto, que se sientan respaldados por el consejo de los profesionales.



A continuación, os dejamos la entrevista realizada hace escasas horas para Radio Sol XXI, en su sección Diver papis. Esperamos que os guste.





Si te ha gustado, ayúdanos a difundirlo... Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Pin on Pinterest0Email this to someone
The following two tabs change content below.
Ser logopeda es tener la inmensa suerte de ver cada día los ejemplos de superación y lucha de quienes dan sentido a esta profesión.