Prevención e higiene vocal

Hoy queremos ofreceros algunas pautas a seguir para evitar, o al menos reducir, los problemas de voz que con frecuencia afectan a quienes empleáis ésta como herramienta de trabajo principal.

Prevención ambiental y personal
  • Trata de evitar ambientes muy secos o excesivamente húmedos.
  • Ten mucho cuidado con la climatización artificial (como la del aire acondicionado), la cual contribuye a los cambios bruscos de temperatura.
  • Contaminación: mantén limpio y ventilado tu entorno. Abre las ventanas con frecuencia para renovar el aire y evita los vapores astringentes. ¡Ah! Y si eres profesor, intenta no abusar del uso de la tiza o, al menos, trata de no hablar mientras escribes en la pizarra, ya que el polvo que ésta desprende no resulta nada beneficioso para las mucosas del tracto respiratorio.
  • Minimiza el contacto con alérgenos (polen, ácaros, polvo,…), pues provocan la inflamación de las mucosas. Del mismo modo, no abuses del contacto con disolventes o astringentes.
  • Pon atención al ambiente en el que estás hablando. Si el ruido ambiental es excesivo, aumentarás el volumen al no estar recibiendo una adecuada retroalimentación auditiva y, por lo tanto, estarás forzando tus órganos fonatorios.
  • En la medida de lo posible, evita comidas excesivamente picantes. Aumentarán la acidez e irritación del territorio glótico. Limita también la ingesta de dulces, salsas y fritos. En su lugar, toma alimentos proteicos y ligeros.
  • Evita el tabaco, tanto de forma activa como pasiva, ya que es un potente irritante laríngeo. El alcohol, por su parte, también es un importante irritante.
  • Haz un descanso de calidad, durmiendo las horas necesarias (aprox. unas 7-8 horas).
  • Bebe agua con asiduidad.
  • Si no tienen un fin productivo, evita la tos y el carraspeo innecesarios.
  • Realiza una adecuada humidificación de las mucosas (enjuagues buco-faríngeos, pulverizaciones nasales, etc.)
  • Mantén una buena higiene nasal, dental y también de los oídos.
  • No hagas uso de una voz forzada (imitaciones, por ejemplo).
  • Emplea de forma comedida los descongestivos nasales.
  • Realiza una respiración nasal, en lugar de bucal.
  • Evita farmacología fonotóxica (miorrelajantes, corticoides, antihistamínicos,…).

 

Acude siempre a los especialistas si crees que tienes un problema crónico de voz. Ellos son quienes mejor podrán orientarte sobre las medidas a llevar a cabo para evitar el abuso o mal uso vocal.

Si te ha gustado, ayúdanos a difundirlo... Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Pin on Pinterest0Email this to someone
The following two tabs change content below.
Ser logopeda es tener la inmensa suerte de ver cada día los ejemplos de superación y lucha de quienes dan sentido a esta profesión.