Técnicas de relajación para la producción vocal

En las terapias centradas en el tratamiento de la voz, conviene comenzar la sesión con distintos métodos y ejercicios de relajación. Existen distintas técnicas de relajación, según el objetivo concreto que se persiga, pero siempre se pone el énfasis en dos objetivos:

  • Respiración correcta para un buen aporte de oxígeno.
  • Disminución de la tensión muscular acumulada.

Los ejercicios consisten básicamente en provocar una tensión en determinadas partes del cuerpo, seguida de una distensión, que es la que provoca la relajación. Eso sí, tratándose de la voz, hay que tener en cuenta el estado psíquico que condiciona esa voz y, por otro lado , el estado de las zonas musculares que intervienen directa o indirectamente en ella.

A continuación os dejamos algunos de los ejercicios realizados en las sesiones para que podáis practicar también desde casa. No todos los que se proponen son adecuados para todos los pacientes, por eso es necesario que seáis asesorados sobre la ejecución de cada uno de ellos.

Ejercicios de relajación

CUELLO

Punto de partida: de pie, tronco recto y manos juntas detrás del cuerpo.

  • Dejar caer la cabeza hacia delante, sin inclinar el tronco ni forzar la inclinación (20 veces).
  • Dejar caer la cabeza hacia atrás por su propio peso con la mandíbula relajada.

Punto de partida: de pie.

  • Girar la cara hacia el hombro izquierdo y regreso al frente (20 veces).
  • Repetir con el lado derecho (20 veces de nuevo).

Punto de partida: de pie.

  • Inclinación de cabeza hacia el hombro izquierdo.
  • Regreso a la vertical.
  • Igual hacia el hombro derecho.

Punto de partida: de pie, tronco y cabeza derechas.

  • Dejar caer la cabeza hacia delante.
  • Iniciar un movimiento de rotación izquierda-derecha hasta el punto de partida.

HOMBROS

Punto de partida: sentados, tronco derecho y brazos caídos.

  • Mover hombros arriba y abajo, los dos a la vez.
  • Mantener la cabeza al frente.
  • Mover hombro izquierdo arriba y abajo, y luego el derecho.
  • Mover derecho e izquierdo alternativamente.

Punto de partida: sentados, tronco derecho y manos encima de los hombros.

  • Efectuar giros rotatorios de codos hacia delante y luego hacia atrás.

Punto de partida: de pie, tronco derecho y brazos caídos.

  • Rotar los hombros hacia delante y hacia atrás.

Punto de partida: de pie con las manos en la nuca.

  • Llevar los codos hacia delante hasta quedar paralelos.
  • Después, llevarlos hacia atrás hasta quedar en cruz.

TRONCO

Punto de partida: sentados, hombros derechos y brazos caídos.

  • Inclinar el tronco hacia delante, hasta tocar el suelo con los dedos mientras expulsamos el aire.
  • Más tarde, levantarse lentamente e inspirar.

Punto de partida: sentados en el suelo, piernas juntas, tronco erguido, brazos verticales paralelos, palmas hacia dentro.

  • Girar el tronco a la izquierda hasta donde sea posible sin curvar.
  • Regresar al centro.
  • Finalmente, girar tronco a la derecha y regresar.
  • Repetir la misma secuencia unas 20 veces.

Recordad realizar estas series antes de comenzar con la fonación. Si trabajáis los ejercicios de manera disciplina y constante, notaréis importantes mejoras en la coordinación fono-respiratoria y en la tensión muscular, la cual se reducirá notablemente.

Si te ha gustado, ayúdanos a difundirlo... Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Pin on Pinterest0Email this to someone
The following two tabs change content below.
Ser logopeda es tener la inmensa suerte de ver cada día los ejemplos de superación y lucha de quienes dan sentido a esta profesión.