Signos que denotan un déficit de vocabulario

Los protagonistas de este post son esos niños y/o adolescentes que cada día tratamos en nuestras sesiones por sus dificultades para la expresión oral debidas a una falta de fluidez verbal. Y es que, en muchas ocasiones, el desarrollo del vocabulario puede verse alterado en cuanto a la reducción del número de palabras u observarse errores en el uso que se hace de ellas. Hoy detallamos algunas manifestaciones pueden hacernos pensar que existe un problema de vocabulario:

  • Etiquetas genéricas: se hace uso de términos genéricos en lugar de explícitos y precisos, lo que indica que hay pobreza léxica. Ej.: “Dame esa cosa que está ahí”.
  • Sobregeneralización: otro indicador de pobreza si este proceso persiste más allá de las edades en las que es normal (es decir, pasados los dos años y medio-tres). Autores como Naigles y Gelman (1995) sostienen que puede deberse a un problema tanto de comprensión como de producción. Ej.: llamar perro a todos los animales de cuatro patas.
  • Errores semánticos: se trata de la selección inapropiada o inadecuada de una palabra por una baja comprensión del significado de las relaciones semánticas o de los atributos funcionales asignados a las mismas. Un ejemplo de esto podría ser: “No quiero demasiadas muchas patatas”.
  • Neologismos: creación de nuevas palabras cuando el niño desconoce el término que el contexto le exige emplear.
  • Restricción del significado: se produce en palabras con significado múltiple, en las que los niños demuestran tener dificultades para captar los distintos significados que pueden adoptar en función del contexto.
  • Recuperación de palabras: problemas para recuperar la etiqueta o palabra apropiada cuando se necesita, aunque conocen el término en cuestión.

Es importante saber que estos signos pueden dar evidencia de un problema de vocabulario, ya que saberlo nos ayudará a establecer los objetivos de la intervención y, de este modo, diseñar con eficacia las tareas de la rehabilitación logopédica.

Si te ha gustado, ayúdanos a difundirlo... Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Pin on Pinterest0Email this to someone
The following two tabs change content below.
Ser logopeda es tener la inmensa suerte de ver cada día los ejemplos de superación y lucha de quienes dan sentido a esta profesión.