Amuz Bouche (Hop´Toys): una nueva forma de realizar praxias

Ahora que ha comenzado septiembre, os queremos hablar de un material que, si aún no lo conocéis, podría ser una gran adquisición para este nuevo curso que ha empezado. Se trata de Amuz Bouche, de Hop Toy´s.

Nos parece una apuesta segura, ya que las praxias son un incondicional en la mayoría de nuestras sesiones de Logopedia. Si éstas se realizan con la precisión y frecuencia necesarias se pueden apreciar avances muy significativos, de ahí que tomen tanta importancia en nuestro trabajo. Pero también es cierto que su ejecución resulta algo aburrida si no se lleva a cabo de una manera dinámica, especialmente en el caso de los niños más pequeños. Por eso, este juego es una alternativa perfecta si queréis cambiar el modo en que realizáis los ejercicios orofaciales.

¿En qué consiste?

Amuz Bouche es un juego de 112 cartas que favorece la estimulación orofacial mediante la realización de movimientos buco-maxilares que aparecen representados con divertidos dibujos, atractivos y fáciles de comprender para los niños.

Las cartas se distribuyen en distintas categorías, las cuales aparecen diferenciadas entre sí por colores. La mayoría de las cartas están repetidas, lo que os permitirá realizar muchos de los juegos a los que más tarde haremos mención. Todas están numeradas, así que vamos a explicaros cuáles son de cada tipo atendiendo a esa numeración. Os dejamos también una imagen con un ejemplo de cada clase para que entendáis mejor cuáles son las categorías de las que se compone el juego:

  • 1-14: son imágenes de bocas reales de niños llevando a cabo movimientos sencillos de calentamiento.
  • 15-34 (verdes): esta sección está formada por cartas con dibujos de niños cuyas bocas son reales y realizan movimientos que corresponden a distintos efectos sonoros (cocodrilo, chicle, besos, caballo, tapón de una botella, tren, vaca, abeja, serpiente e indio).
  • 35-42 (azules claras): ejercicios de soplo que marcan al jugador que debe soplar a distintas intensidades y ritmos, así como con diferentes objetivos (apagar una vela, hacer sonar un silbato,…).
  • 43-54 (rosas): dibujos cuyos movimientos se corresponden con los de labios y mejillas. 
  • 55-72 (azules oscuras): se representan movimientos de lengua de ascenso, descenso, lateralización, fuerza,…
  • 73-112: cartas que sirven para animar los diferentes juegos que se pueden hacer como el juego de la Oca, memory, loto, castillos, imitaciones,… Encontraréis cartas Bonus, retratos (personajes cuyas poses deben ser imitadas por el jugador), muecas (personajes que realizan movimientos a imitar por el niño) o retos (pruebas que indican qué se debe hacer para poder avanzar y que obligan a gesticular usando o no distintas partes del cuerpo: sin labios, con ojos, con manos,…).

¡Ah! y un consejillo, por si os sirve de ayuda: nosotros hemos separado mediante gomitas cada conjunto de cartas, para que nos sea más fácil localizarlas y manejarlas durante las sesiones; así no perdemos tiempo buscando las cartas que queremos y conseguimos que los ejercicios sean más fluidos.

amuz-bouche-1

¿Cómo se juega con Amuz Bouche?

Este es un juego que da enorme libertad para que ser empleado de las mil y una modalidades que se nos ocurran. Además, podéis utilizar las cartas de una sola categoría o de varias, como queráis, sean cuales sean vuestros objetivos de intervención. Por ejemplo, si necesitas que tu niño mejore la tonicidad, agilidad o fuerza lingual, puedes centrarte sólo en las cartas que representan movimientos de la lengua (que, si recuerdas, eran azules oscuras). Así, podrás reforzar este órgano con una amplia selección de movimientos y ejemplos visuales muy claros; por ejemplo: «nuestra lengua es un caramelo de chocolate» o «ahora vamos a mover la lengua como si fuese un cepillo de dientes».

Aquí os damos una lista de posibles juegos que se pueden adaptar con estas cartas. Pero, como siempre os invitamos a hacer, inventad todos aquellos formatos que se os ocurran y no dudéis en compartirlos con nosotros a través de un comentario.

  • Gymkana de praxias: coloca las cartas que desees boca arriba y elabora con ellas un recorrido, tan largo como desees que dure el juego. Con ayuda de un dado, los jugadores irán tirando y parando en las casillas, realizando el ejercicio correspondiente a cada una de ellas. Gana el primero que llegue a la meta, la cual estará marcada por una carta Bonus, al igual que la salida.
  • Memory (parejas): barajamos las cartas y las ponemos boca abajo, en el centro de la mesa. Por turnos, cada jugador retira dos y representa los movimientos que en ellas se reflejan. Si las dos cartas son diferentes, las deja a un lado pero si son iguales, se las queda. Al final, gana el jugador que más parejas consiga reunir.
  • Loto de praxias: divide las cartas que queráis en dos grupos, de forma que en cada uno haya una imagen de la pareja (como os decíamos antes, están repetidas). Pon un montón boca abajo sobre la mesa y el otro repártelo entre los jugadores. Por turnos, se coge una carta de la mesa y se ejecuta el movimiento. Si dicha carta coincide con alguna de las que el jugador tiene, se la queda, si no, la devuelve al montón. Como en el juego anterior, gana quien consiga mayor número de parejas.
  • ¿Qué tengo en el coco?: pegamos en la frente de nuestro contrincante una carta (si es de corta edad, elegid la carta de una sola categoría que él haya podido ver o decidir antes. Os recomendamos los retratos o muecas, que además son los que más les divierten). Mediante preguntas de sí/no (ej.: ¿es un animal que vive en el agua y hace glu-glu?) el jugador tendrá que adivinar la imagen que tiene pegada.
  • El más rápido del Oeste: con las cartas amontonadas boca abajo, se van mostrando una a una. El jugador que antes imite la imagen descubierta, se queda con la carta y así, sucesivamente, hasta acabar con el montón.
  • Imitamonos: con ayuda de un espejo, hacemos un combate de muecas y/o retratos a medida que se van sacando estas cartas de un montón. Se lleva la carta quien mejor haya representado la imagen.
  • Historia animada: podemos elaborar una historia entre todos, incluyendo personajes o elementos que aparezcan en las cartas y/o que estén asociados a onomatopeyas divertidas.
  • Castillo de cartas: ponemos las cartas que queramos boca abajo. Cuando un jugador coja una carta, realizará el movimiento que haya en ella. Si lo hace correctamente, podrá colocarla para ir construyendo un castillo. Pero si éste se derrumba, tendrá que superar un reto y devolver al montón inicial las cartas que tenía. Ganará quien logre hacer el castillo más alto.

Por si os han surgido dudas, os dejamos dos vídeos. Con el primero de ellos, podréis haceros una idea muy clara de cómo es el juego. El segundo es un reportaje que una cadena francesa realizó sobre este producto; aunque están en francés se pueden ver subtitulados en castellano marcando esta opción en la barra de herramientas que se despliega en los vídeos.

¿Dónde puedo conseguir Amuz Bouche?

Como veis, este material no tiene desperdicio alguno. Os abrirá un gran abanico de posibilidades a la hora de trabajar sobre la musculatura orofacial. Es la mejor opción para los más peques de las sesiones, ya que el tiempo se les pasa volando entre risas y carreras para ver quién gana. Así que no lo dudéis y haceos con Amuz Bouche desde la propia página de Hop´Toys. Es muy cómodo, ya que con un sólo click y tras un par de días, lo tendréis en casa o en la consulta.

 

Si te ha gustado, ayúdanos a difundirlo... Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Pin on Pinterest0Email this to someone
The following two tabs change content below.
Ser logopeda es tener la inmensa suerte de ver cada día los ejemplos de superación y lucha de quienes dan sentido a esta profesión.