“Autodictado sustantivos”, genial juego de Akros para lectoescritura

Hoy os hablaremos de uno de nuestros incondicionales en las sesiones: el “Autodictado sustantivos”, de Akros. Se trata de una propuesta muy interesante para los niños que se inician en el reconocimiento lector de palabras y os podemos asegurar que, según nuestra experiencia, es un juego que les encanta.

En qué consiste

El material se compone de 108 fotografías reales (un detalle importante, ya que al no tratarse de dibujos infantiles, nos permite utilizarlo también con adultos) de conceptos básicos y otras 108 fichas con sus correspondientes nombres. Un total de 216 fichas de cartón grueso, lo que lo convierte en un producto muy resistente que no se deforma ni estropea con facilidad.

Como podéis ver aquí abajo, todas las fichas tienen una banda de cinco colores, lo que ofrece un código de ayuda que permite al jugador autocorregirse y aprender de manera autónoma, dos habilidades que consideramos importantísimo fomentar.

IMG_2735

Objetivos didácticos

Es un juego perfecto para favorecer la asociación entre imágenes, su grafía correspondiente y su posterior conversión grafema-fonema (lectura), por lo que será apropiado a partir de los 5 años, edad en la que se inicia la lectoescritura.

Además, al estar formado por imágenes pertenecientes a categorías semánticas sencillas (alimentos, animales, prendas de vestir,…) se propicia el acceso y denominación de palabras. De este modo, se favorece la adquisición y el aumento de vocabulario, lo cual resulta fundamental en los peques pero también en adultos con ciertas patologías o dificultades, como la anomia.  En estos casos, nosotros usamos tan sólo las imágenes precisamente por el detalle que comentábamos con anterioridad con respecto a que se trata de imágenes fotográficas y no de dibujos. Recordad que las fotos son idóneas cuando nos encontramos ante problemas de comprensión, pues requieren de un proceso de abstracción mucho menor. Asimismo, las fotografías permiten una relación más inmediata y realista con aquello que les rodea en su día a día, lo que hace la tarea aún más funcional.

De la misma manera, por tratarse de fichas en las que se representa un vocabulario común, el juego se hace propicio para el aprendizaje de una segunda lengua. Por eso, si tenéis niños con esta necesidad idiomática, las imágenes del juego os serán también de gran ayuda.

En último lugar, el sistema autocorrector de colores ofrece una ventaja extra: precisa de cierta coordinación óculo-manual para que el usuario logre encajar imagen y palabra, por lo que se potencia así la motricidad fina.

Propuestas de uso
  • De la manera clásica para la que fue diseñado: esparciendo un número de fotografías y sus palabras por la mesa (habrá que determinar cuántas en función de la edad, dificultades, etc.) y haciendo encajar unas con otras de manera correcta. Antes de empezar a jugar, es conveniente que el logopeda muestre un ejemplo y explique el significado de la banda de colores.
  • Lectoescritura: ofrecer una sola imagen y dos o más palabras, para que el niño identifique cuál de ellas es la única correcta. También lo podéis hacer justo al revés, con una palabra y diversas fotografías.
  • Aumento y fortalecimiento del vocabulario: denominar las imágenes que el terapeuta va mostrando.
  • Estructuración del lenguaje: presentar una imagen y pedir al jugador que elabore una oración en la que aparezca ese elemento. Para aumentar la complejidad, podemos ofrecer dos fotos e, incluso, algunas más para que construya una pequeña historia. Se puede hacer de la misma manera pero con las palabras escritas en lugar de con las fotografías.
  • Categorización: pedir que agrupe, por categorías semánticas, las imágenes que se presentan. También se pueden presentar varias de un mismo conjunto (transportes, por ejemplo) y un intruso para que el paciente identifique cuál es la errónea que no pertenece a esa categoría.
  • Comprensión oral: elegir la imagen que se corresponde con la descripción o adivinanza que el logopeda ofrece.
  • Memoria secuencial auditiva: para impulsar esta competencia podemos decir en voz alta el nombre de un conjunto de fichas. Más tarde pediremos al niño que escoja, en el mismo orden en que las ha oído, las imágenes o palabras.
¡Quiero conseguirlo!

Lo encontraréis pinchando en este enlace a la página web de Akros, donde descubriréis muchos otros juegos que, seguro, os serán de mucha utilidad en vuestras sesiones de Logopedia. Haciendo click sobre el carro, lo recibiréis en sólo un par de días. O, si lo preferís, lo podéis adquirir en tiendas físicas especializadas en juegos educativos. Si necesitáis saber dónde, no dudéis en preguntarnos.

Este es, sin duda, uno de nuestros juegos favoritos así que esperamos que también se convierta en uno de vuestros preferidos.

 

 

Si te ha gustado, ayúdanos a difundirlo... Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Pin on Pinterest0Email this to someone
The following two tabs change content below.
Ser logopeda es tener la inmensa suerte de ver cada día los ejemplos de superación y lucha de quienes dan sentido a esta profesión.