“Asociaciones – En casa”, de Hop´Toys

El juego del que hoy os hablaremos es uno de nuestros mejores aliados dentro de las sesiones de Logopedia. Se trata de “Asociaciones. En casa”, un producto que podréis encontrar en la web de Hop´Toys. Os explicaremos en qué consiste y os daremos algunas propuestas que os ayudarán a sacar todo el potencial que ofrece este material.

Contenido del juego

Se compone de 20 parejas formadas por elementos relacionados, todos ellos propios de un ambiente cotidiano como lo es el hogar. En total, 40 imágenes de objetos conocidos y cercanos que permiten que la tarea pueda ser realizada incluso por niños de corta edad. Pero también es adecuada con chicos más mayores, e incluso con adultos, pues algunas de las tarjetas se corresponden con objetos que, actualmente, han podido quedar obsoletos (por ejemplo, un walkman o una cámara de carrete). Esto hace que sea un juego perfectamente adaptable a pacientes de todas las edades, lo cual supone una enorme ventaja ya que no siempre es fácil encontrar materiales que cumplan con este requisito.

Para que podáis haceros una idea más aproximada del material, éstas son algunas de las parejas: jarrón-flores, cubo-pala, zapatos-cordones, manos-guantes, cuchillo-tenedor, bicicleta-casco, tarta-velas, etc. Todas ellas pueden relacionarse con el entorno familiar, por lo que hay una plena identificación con las fotografías. De hecho, hemos podido comprobar que, al ver las imágenes, mucho niños se ven animados a contar cómo son esos objetos en su casa, dónde están colocados,… El poder hablar sobre sus experiencias, indudablemente, les resulta agradable y esto les motiva a seguir expresándose, un objetivo primordial en aquellas terapias centradas en la estimulación y enriquecimiento del lenguaje.

Captura de pantalla 2014-05-28 a la(s) 01.35.31

El juego permite comprender al niño o al adulto las relaciones funcionales que existen entre determinados objetos. Pero para resolver correctamente la tarea no sólo hay que poner en marcha la capacidad de asociación sino también las habilidades atencionales y de razonamiento lógico que permiten integrar dos imágenes dentro de un mismo par.

Cómo jugar

Al principio, el terapeuta puede ser quien realice los ejercicios juntando las parejas correspondientes, verbalizando en todo momento el porqué de las uniones. Al mismo tiempo, podemos relacionar cada asociación con situaciones habituales con las que el paciente pueda verse reflejado (“para beber el zumo, necesito un vaso” o “cuando llego a casa, me pongo la bata y las zapatillas”). Cuando el paciente haya comprendido la tarea, dejaremos que sea él quien la vaya resolviendo. Podemos ofrecerle una tarjeta y poner junto a ella dos opciones, una correcta y otra errónea (por ejemplo, unos pies descalzos junto a unos calcetines y una linterna) para que elija la que crea adecuada.

Otra divertida modalidad puede ser jugar al memory. Para ello, seleccionamos algunas parejas de imágenes y las colocamos boca abajo. Cada jugador irá descubriendo, por turnos, los objetos que se esconden tras las tarjetas. Cuando encuentre dos objetos que formen una pareja, nombrará ambos y ganará el par. Si nos interesa reforzar la estructuración del lenguaje, podemos hacer que cada pareja conseguida se acompañe de la elaboración de una frase en la que se incluyan los dos elementos.

Hace poco se nos ocurrió que podíamos adaptar “Asociaciones” al famoso juego de cartas de “Burro”. ¿Cómo? Dividimos las tarjetas de manera que el terapeuta tenga imágenes sin sus correspondientes parejas, ya que éstas las tendrá el paciente. Por turnos, se van descubriendo las fotografías, añadiéndolas a un montón que estará entre los dos jugadores. Si coinciden juntas dos imágenes asociadas, habrá que “pulsar” rápidamente sobre el montón. El jugador que llegue primero, se quedará con todas las cartas amontonadas. Ganará quien mayor número de tarjetas acumule.

Para trabajar el uso de las peticiones, podemos barajar las cartas y repartirlas entre los jugadores. El objetivo consistirá en formar el mayor número de parejas posibles. Para ello, habrá que hacer “trueques”, solicitando a los contrincantes las imágenes necesarias para poder formar parejas. Para lograr el fin de esta tarea, haremos que se empleen frases que incluyan fórmulas de petición como “quiero”, “dame”, “necesito”,…

Por último, si queremos que el juego sea algo más dinámico, podemos utilizar la mímica –esta alternativa suele funcionar muy bien con aquellos niños que son muy activos y que les cuesta trabajar sentados en una mesa durante un tiempo prolongado-. Sin poder hablar, el jugador escogerá una pareja y representará la manera en la que se combinan esos objetos, hasta que los demás adivinen de qué se trata.

¿Dónde puedo conseguir este juego?

Como veis, “Cosas que van juntas – En casa” ofrece muchísimas posibilidades, todas ellas adaptables en sesiones grupales o individuales. Además, el amplio tamaño de las imágenes, permite que sean fáciles de manipular y ver, un detalle importante teniendo en cuenta que algunos de nuestros pacientes presentan déficits motores y/o visuales. Por eso, os animamos a que os hagáis con este chulísimo material de asociaciones de Hop´Toys. En su web, encontraréis también el segundo set de este juego “Asociaciones – En la escuela”, así como “Los contrarios”, un juego de cartas de la misma gama centrado en los conceptos de oposición.

Estamos seguros de que este juego se convertirá en un indispensable dentro de vuestras sesiones de Logopedia. Si os hacéis con él, nos encantará leer vuestra opinión y saber cómo lo estáis poniendo en marcha.

Si te ha gustado, ayúdanos a difundirlo... Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Pin on Pinterest0Email this to someone
The following two tabs change content below.
Ser logopeda es tener la inmensa suerte de ver cada día los ejemplos de superación y lucha de quienes dan sentido a esta profesión.