El ratón Ramón y la rana Renata: un cuento para trabajar el rotacismo

Para despedir esta semanita, os dejamos un material idóneo para la rehabilitación de dislalias. Esta ficha que hoy os dejamos está dirigida a la intervención del rotacismo. Se trata de un pequeño cuento que hemos hecho y que tiene por protagonistas al ratón Ramón y a la rana Renata, dos personajes cuyo nombre implica la pronunciación del fonema /r/ múltiple vibrante.

En la fase final de la intervención, tras haber pasado muchas sesiones trabajando sobre el punto de articulación correcto y con tareas de repetición, se hace necesario pasar a otras que aseguren la generalización de todo lo aprendido. Uno de estos ejercicios puede ser la lectura de un cuento como el que hoy os presentamos.

Como podréis ver, en el cuento aparece destacada la letra en cuestión, pero tan sólo cuando su sonido es fuerte, ya sea en sinfones vibrantes, sílabas directas o inversas. Esto es así porque, actualmente, los niños con quienes lo usamos sí tienen adquirida y sin distorsión la /r/ simple. Pero, por supuesto, podéis adaptar el cuento en función de vuestras necesidades y objetivos terapéuticos: cambiando las palabras, con una historia diferente que se adapte al fonema que deseáis trabajar,… Como siempre, hay mil opciones para hacer que las sesiones sean distintas y divertidas.

Lo podéis usar en sesión pero también dárselo a vuestros chicos para que ensayen en casa. Proponedles que lo lean con regularidad, por la noche por ejemplo, antes de irse a dormir. Es importante que en ese momento cuenten con la presencia de sus padres, quienes podrán supervisar la ejecución del fonema en nuestro lugar.

¡Esperamos que os guste y os sirva! Si tenéis otros materiales similares, no dudéis en compartirlos con todos nosotros. ¡Nos encantará ver vuestras ideas!

Descargar actividad
Si te ha gustado, ayúdanos a difundirlo... Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Pin on Pinterest0Email this to someone
The following two tabs change content below.
Ser logopeda es tener la inmensa suerte de ver cada día los ejemplos de superación y lucha de quienes dan sentido a esta profesión.