Las historias de Rory (Hop´Toys)

Hoy hablaremos de un juego que, desde hace tiempo, nos está regalando momentos divertisímos en nuestras sesiones de Logopedia. Y, lo que es aún mejor, está sirviendo para que nuestros pacientes, niños y adultos, descubran que es posible trabajar de manera eficaz y amena a partes iguales.

Ese juego es Rory´s Story Cubes o los cubos de historias de Rory. Se compone de 9 cubos, cada uno con 6 dibujos, uno por cada cara del cubo, que hacen un total de 54 imágenes diferentes (tan variadas como una mano, una linterna, un avión, una pirámide egipcia, una flecha, una huella o una varita mágica). Aunque son dibujos fácilmente reconocibles, hemos comprobado que no todos los jugadores los perciben de la misma forma, por lo que es uno mismo quién decide qué representa para él esa imagen. Mezclando todas ellas, podríamos conseguir más de 10.000.000 combinaciones, por lo tanto, las posibilidades que ofrece este producto son inmensas, de ahí el gran interés que despierta.

¿Para qué sirve?

Rory O´Connor, creador de estos curiosos cubos, quiso diseñar un juego que sacase a relucir esa capacidad creativa que todos tenemos pero que, como cualquier músculo, requiere de entrenamiento y actividad. Con este pensamiento, fue capaz de crear un juego que permitiese al participante alimentarse de elementos visuales y, a partir de ellos, narrar originales historias. Con estos cubos, la imaginación se convierte en el mejor arma para fomentar la ampliación de vocabulario y la correcta estructuración del lenguaje.

Para el equipo de logopedaencasa.es ha sido todo un descubrimiento que conocimos gracias a Hop´Toys. Detrás de la apariencia de unos sencillos cubos, hemos comprobado que se esconde una gran propuesta para mejorar también el respeto de turnos conversacionales, la escucha activa y la atención.  Así, estas competencias, imprescindibles para un buen manejo del lenguaje, han ayudado a impulsar las habilidades lingüísticas de nuestros pacientes.

Rory-Story-Cubes-Classic-Cubes-RGB-white¿Cómo podemos jugar con los cubos de Rory?

Usarlo es muy fácil y permite múltiples variaciones.

  • De la manera más “clásica” basta con lanzar los dados y crear historias a partir de los dibujos que quedan en las caras superiores, boca arriba. Se puede empezar la narración con el famoso: “había una vez…” y continuar de la forma en que el jugador prefiera, enlazando siempre todos los elementos que han aparecido en los 9 cubos. Esto puede hacerlo sólo el paciente pero, si comprobamos que éste tiene dificultades para comprender el juego, el terapeuta puede intervenir y ayudarle a crear la historieta entre los dos. De esta manera, además, el logopeda tiene la oportunidad de ofrecerle un modelo narrativo del que se enriquecerá, tratándolo de imitar (adecuada prosodia, cambio de voces, expresión facial,…).
  • Si queremos fijar el orden de aparición de las imágenes, podemos disponer los cubos en fila, de manera que los elementos tengan que ser incorporados tal y como se encuentran colocados.
  • Proponer un título puede ser el inicio de otra propuesta. Tras inventar un título, que puede ir desde lo más extravagante a lo más sencillo, el jugador lanzará los dados y elaborará una historia que atienda a lo que anunciaba su encabezamiento.
  • Antes de comenzar la creación, el logopeda puede definir la temática de la historia: “esta vez inventaremos una historia de miedo…”, “los protagonistas de nuestro cuento de hoy serán magos y brujas…”, “contaremos nuestra historia como si fuéramos una enorme ballena…”.

Puesto que los cubos de Rory son perfectamente adaptables a varios jugadores, podemos proponer otras modalidades:

  • Por ejemplo, que entre todos, sean capaces de crear una historia. Para ello, repartimos los cubos entre los participantes y fijamos un orden entre ellos; cada uno irá tirando su dado e incorporando a la historia el elemento que le haya tocado. Durante nuestras sesiones hemos podido comprobar que aquellos niños más inhibidos, con menor iniciativa comunicativa, se ven muy beneficiados con esta variante, pues sus compañeros le motivan a participar y ellos mismos se encuentran menos agobiados gracias a esos cambios de turno.
  • Carreras creativas. Así hemos llamado a las “peleas” de nuestros niños por crear la mejor historia en el menor tiempo posible. Cronometrados por el logopeda, cada uno tira los 9 dados y elabora su historia; luego es el turno de sus otros compañeros. Ganará quien antes termine su narración pero, eso sí, será muy valorable la coherencia, originalidad y correcta construcción morfosintáctica.
  • Superhéroes y heroínas. Se lanza un dado y, atendiendo al dibujo, se inventa el superpoder que tendrá nuestro héroe. Además, habrá que ponerle nombre y hablar sobre la historia de nuestro imaginario personaje (“Octogenarius es un superhéroe que, cuando tiene que huir de sus malvados enemigos, se camufla bajo la apariencia de un anciano, ocultando su verdadero físico joven y fuerte. Por eso, el dibujo con el que podréis reconocerle es un bastón”).
  • Palabra prohibida. Para complicarlo un poco más, elegimos algunas palabras que los jugadores no podrán decir durante su historieta (no, pero, después,…). Esta forma de usar los cubos de Rory nos ha dado resultados muy positivos en aquellos pacientes que tienden al uso de muletillas o cuyo vocabulario es reducido, ya que les obliga a emplear sinónimos, circunloquios, etc.

Estas son sólo algunas de las propuestas que nuestro equipo ha puesto en marcha. Vosotros, en vuestras sesiones, podréis hacer todas las que se os ocurran. En internet encontraréis curiosas propuestas de los muchos usuarios que han probado el juego y han sabido sacarle gran partido. 

Os recomendamos, sinceramente, que os hagáis con este juego desde la página de Hop´Toys. Sin duda, uno de los materiales más creativos de los que os hemos hablado. Su económico precio y las múltiples posibilidades que ofrece son buenas razones por las que adquirirlo. “Las historias de Rory acciones” es otro interesante formato que podréis conseguir desde la misma web y que os permitirá trabajar el uso de verbos. Y si queréis los cubos un poco más grandes, los cuales facilitan una prensión más sencilla y una visión más clara de los dibujos, no dudéis en haceros con Story Cubes Maxi. Sea cual sea vuestra elección, estamos seguros de que os encantará.

Si te ha gustado, ayúdanos a difundirlo... Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Pin on Pinterest0Email this to someone
The following two tabs change content below.
Ser logopeda es tener la inmensa suerte de ver cada día los ejemplos de superación y lucha de quienes dan sentido a esta profesión.